QUIERO RECIBIR GRATIS TIPS DE COACHING


Mi Correo :

CONSEJEROS DEL SIGLO XXI

Articulo publicado en Panorama Maracaibo del 14 de septiembre 2009.

Las personas sienten gran temor al solicitar ayuda para enfrentar un problema. Un coach puede ser una eficiente alternativa.

Alcanzar el éxito es la meta que mueve a la mayoría; una labor que puede llevarse toda la vida, y precisamente allí, es cuando una “ayuda extra” hace la diferencia.

Como una alternativa para identificar aquellas habilidades inherentes en cada individuo, donde habita la fórmula para la resolución de los conflictos, nacieron los ahora tan nombrados en la Nueva Era: coach.

Estos especialistas fungen como consejeros que ofrecen a las personas alternativas para superar las situaciones de tensión.

Los seres humanos tienen la capacidad, para bien o para mal, de expresar a través de diferentes formas sus emociones, lo que define cada personalidad. También es posible encontrar individualmente los instrumentos necesarios para solventar las dificultades que se presentan y seguir adelante; sin embargo, una ayuda nunca está de más.

Algunos temen ser definidos como locos al ir a una consulta; otros subestiman el problema y ni lo comentan.

Cuando se solicita ayuda a un coach se debe obviar la idea de una consulta. Como explica Yannick Riviére, experto en el área, quienes piden coaching “no son nuestros pacientes sino clientes”.

Las personas asocian la ayuda psicológica con el coaching, de ahí nacen las reservas al respecto.

Una de las grandes diferencias entre ambas especialidades es que mientras los psicólogos evalúan a través del pasado, en el coaching se estudia el presente para pensar en el futuro. Según explica Riviére, se trabaja explorando cuáles son los objetivos y metas del cliente, y se enseña, a través de sus destrezas, cómo lograrlo.

“El asesoramiento me permitió darme cuenta que mi comunicación con los demás no era del todo efectiva, especialmente en mi trabajo. Logró abrir mi mente y mis puntos de vista sobre las personas, que resultó muy importante para la relación con mis clientes. Ahora soy capaz de manejar situaciones que parecían insuperables, y realmente sé escuchar y comprender las necesidades y expectativas de mis clientes”, afirma agradecido Oscar G., director audiovisual.

Pero ¿cuáles son las herramientas que se utilizan para lograr que otros encuentren la clave para solventar un problema?

Además de la conversación, que resulta reconfortante para cualquiera, en el coaching se buscan soluciones a través de instrumentos como la Programación Neurolingüística (PNL), donde se prepara el cerebro para una comunicación eficaz; hipnosis Ericksoniana —que no es más que la guía del coach para que el cliente encuentre remedio, conscientemente, a sus problemas—.

También se trabaja con la Sofrología, donde se potencian las cualidades del asistido; y los test que determinan los niveles de ansiedad o depresión.

“Pedí asesoría para perder unos kilos antes de mi boda. Sola era imposible motivarme. El asesoramiento es en mi hogar, dos veces a la semana. Después de cinco semanas ya he perdido tres kilos”, afirma Bárbara C, abogada.

Muchos no saben en qué momento necesitan los beneficios de un coach, a lo cual responde Yannick Riviére: “Todo el mundo puede necesitarlo en cualquier momento de su existencia, todos tenemos tiempos difíciles”.

La vida es un tren con diferentes estaciones. Las paradas generan nuevos retos que, de estar atentos a las señales, y contar con una persona que sirva de espejo para reconocer las cualidades; puede generar grandes beneficios, y citando al líder tibetano Dalai Lama: “Ten en cuenta que el gran amor y los grandes logros requieren grandes riesgos”.





Coaching TV

Loading...